Seguidores

lunes, 5 de abril de 2010

Calles viejas, retorcidas





Ese abujero se llama "gatera"... ¿sabeis por qué?





Calles viejas, retorcidas
_____________________________________
_________________________________
____________________________

Calles viejas, angulosas, retorcidas,
con rincones donde apenas entra el sol.
Calles viejas que contienen mil heridas
de batallas infantiles ocurridas
cuando apenas nuestra vida era un crisol.
Ellas guardan mil secretos silenciosas
y contemplan impasibles el correr
de los años mientras cambian esas cosas
divertidas, triste a veces y hasta odiosas
y que son nuestro equipaje del ayer.
Bellas calles retorcidas… añoradas,
bellas calles que de niño recorrí,
bellas calles retorcidas… empedradas,
que conservo en mí memoria inmaculadas
y que siempre vivirán dentro de mí.
Cada vez que al retornar mis ojos miran
esas calles silenciosas del ayer,
entreveo en mi interior como suspiran
los recuerdos, el crisol donde respiran
los rincones mas profundos de mi ser.



56 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Juan Francisco:

Imposible olvidar aquellas viejas calles de nuestra infancia, aún puedo verlas en mis pensamientos aunque hayan cambiado con el tiempo.

Tu poema muy bien estructurado y rimado, expresa muy bien esos sentimientos de nostalgia.

Abrazos.

pais magico dijo...

Hola querido amigo, que bello poema. Preciosas palabras que describen esas lindas calles que reflejan los recuerdos de la infancia.
Gracias por compartir.

Un magico abrazo.., que tengas una linda semana.

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Hola amigo Juan Francisco,
que hermosos recuerdos, de
esas viejas calles, si ellas
hablaran que los contarían de
aquel travieso niño,digo yo,
lindo poema,gracias por compartir
tus recuerdos,bonitas imagenes el
gato es precioso, me encantan los
gatos,gracias por pasar por mi espacio,yo feliz de ser tu amiga.
un placer leerte.
Un abrazo grande,hasta pronto.

Luis G. dijo...

Juan Francisco, cuantas calles he recorrido en mi vida, que vivamente anhelo caminar, para rizar esos sentimientos que tan bellamente compones con tu apasionante lira.

Admirable poema.

Un abrazo.

Artelinhas e agulhas dijo...

Olá Juan Francisco!

Fiquei muito feliz ao ler seu comentario em meu blog.

Obrigada pelas palavras de carinho, família é tudo.

Um grande abraço.

Vânia.

Militos dijo...

Siempre me encantaron esas calles viejas, estrechas, retorcidas y empedradas, siempre pensé que ellas guardaban todas las cosas que hoy has rimado de forma tan inspirada.

No he podido ver las fotos porque estoy en el campo, pero me las he imaginado a la perfección leyéndote.
mañana las veré en Madrid.
Un beso y ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Poetiza dijo...

Francisco, que bellas fotos, me encantan, me hacen soñar despierta y suspirar. Y el poema, hermoso, despierta en mi viejos recuerdos. Que bello escribes amigo.
----
Por aca todo bien, las vacaciones de Semana Santa terminaron y todos felices y descanzados retornamos a nuestros deberes. Por aca hace un calor tremendo y se nos antojo ir a las albercas en estos dias.
Te dejo un beso, cuidate.

Juan Francisco dijo...

Hola Rafael. Imposible olvidarlas, máxime cuando todavía puedo verlas en Serradilla, mi pueblecito extremeño, y no solo en el pensamiento. Es verdad que son solo lo que llamábamos "callejas" en las afueras del pueblo, pero ahí están los suelos empedrados como antes. Es un revulsivo para mí corazón. Gracias por tú visita y comentario, amigo Rafael. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Gracias mí Mágica amiga. Todavía se puede respirar el aire de esa sierra que se entrevé al fonde las viejas calles serradillanas. Un abrazo y linda semana para tí también, amiga mía.

Juan Francisco dijo...

Hola Gladys. Por supuesto que era un niño travieso y que le dí muchos disgustos a mí madre, (pequeños disgustos que siempre la compensé queriéndola con locura).
Y todavía hoy cuando las recorro se me ensancha el pecho de satisfacción. Gracias por tú amistad, amiga mía. Un abrazo grande y feliz semana.

Juan Francisco dijo...

Es algo que está latiendo dentro de nosotros al compás de nuestro propio corazón. Salí del pueblo con catorce años, pero siempre lo he llevado conmigo en el corazón. Un abrazo, amigo Luís.

Juan Francisco dijo...

Hola Vania, estoy de acuerdo contigo: La familia lo es todo. Gracias por tu visita y perdona si a veces tardo en comentar. Pero puedes creer que paso y leo lo que publicas. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Gracias Militos. Allí siguen para que otros que vengan detrás sigan teniendo abierta la puerta a sus sueños. Mi pueblo es un pueblo rico en escritores y especiálmente poetas que han cantado siempre con orgullo a su pueblo. Un abrazo, amiga mía.

Juan Francisco dijo...

Hola mí preciosa sandra. Me alegro que todo haya ido bien en estas fiestas de la Semana Santa. Por aquí también. El tiempo se va arreglando, y pronto será de auténtica primavera. Un abrazo y feliz semana, Sandra.

Aire de Alhena dijo...

Hola Juan Francisco
Preciosas fotos de esas calles que tanta vida han disfrutado y el poema las completa maravillosamente.

Un abrazo de cariño.
Alhena

Juan Francisco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Belkis dijo...

Que hermoso poema Juan Francisco, que habla de los recuerdos de la infancia, y de esas calles viejas y retorcidas que guardan nuestras andanzas, nuestras añoranzas, pero que también infundieron en nuestro carácter la templanza. Un placer pasar por aquí.
Un abrazo muy grande

mariarosa dijo...

Que bello poema, vas recorriendo en versos y fotos un pueblo de pelicula.

Mariarosa

Juanjo D. dijo...

Hola Juan Francisco, bonito tu poema de esas calles y sus niños, esos niños del añer ahora ya crecidos.
Ya he encontrado otro lugar, éste, para seguir, de lo vivido, aprendiendo.
Un abrazo

Lucero dijo...

Que bello poema Juan y tus imagenesss me llevastes a otro mundo con tu entrada,te dejo besitos de buenas noches.

Juan Francisco dijo...

Es verdad, amiga Belkis, algo de esa templanza debe de haber quedado en nosotros, o al menos así lo creo. Son unas calles entrañables para los que las recorrimos en nuestros juegos de niños. Un abrazo grande.

Juan Francisco dijo...

Un pueblo como tantos y tantos hay en España. Cada año con menos personas censadas y cada año con un número mayor de personas mayores. Triste final para tan bellos pueblos. Un abrazo, Maria Rosa.

Juan Francisco dijo...

Hola Juanjo. La vida es un largo aprendizaje que no acaba nunca. Seguimos y seguimos incansables buscando cosas, y el día que el buscar no nos satisfaga, la vida ya no tendrá sentido. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Un mundo que todavía existe, no solo en la memoria de cuatro locos que le cantan, sino fisicamente, allá entre sierras y bellos paisajes. Ven un día y te lo enseñaré. Un abrazo grande, amiga Lucero.

TriniReina dijo...

Calles donde para siempre quedaron impregnados nuestros pasos y que al volverlas a recorrer nos hacen rememorar aquellos paisajes añorados.

Muy hermoso.

Abrazos

Juan Francisco dijo...

Así es Trini. Cada vez que paso por ellas los recuerdos van caminando a mí lado. Oye, te has puesto una imagen muy primaveral... ¡me gusta! Un abrazomuy grande.

AMBAR dijo...

Si, Juan Francisco, las memorias de la niñez, son, parte de nuestra vida, esos viejos pueblos y viejas calles viven en nuestro recuerdo.
Aquí, te dejo dos versos del poema al pueblo donde nací.
Un abrazo.
Ambar.
Gentes que van transportando
A pie y en burros enjutos, parte de sus pertenencias
Dejan las plazas y calles desoladas y desiertas
Tristes y amargos recuerdos que de la Guerra se llevan
Van, como sombras tras ellos, son ya parte de su herencia
Con llave de oro en la mano, entran en las casas nuevas
Es parte de mis recuerdos aunque yo era muy pequeña

Sigue cantando valiente la tradicion es tan fuerte
Como las fiestas del pueblo con su gran toro de fuego
Gigantes y cabezudos que a todos nos perseguian
Y yo tanto les temia bien recuerdo la mañana
Si el cabezudo se acerca me tiro por la ventana.
Esa es una de las cosas que de niña no se mira
Vivimos en nuestro mundo que en parte es fantasia
Muy grande se siente el miedo y tambien las alegrias
Hondo llevo yo recuerdos que son parte de mi vida.

María dijo...

Calles del recuerdo, de los pasos que dimos, que ya no existen, donde quedaron atrás, donde ya no queda nada más que el recuerdo en nuestra mente.

Me gustan esas calles estrechas, y aunque parezcan que no tienen vida, me gustan, me traen muchos recuerdos.

Preciosos versos, con unas imágenes que me han encantado.

Un placer, volverte a leer, amigo.

Un beso.

Angeles dijo...

Estas calles hablan y cuentan historias de niños, hombres, mujeres y sueños, hace poco que las conozco, las de mi niñez son muy distintas.
Gracias por compartir los rincones de tu ser.
Besos:)

Liliana G. dijo...

¡¡Qué belleza, Juan Francisco!!

Tu poema está rebosante de la dulce nostalgia de otros tiempos, tiempos de niños felices, de cielos soleados y de estrellas en el alma...

Las imágenes son una delicia.

Un gusto que estés de vuelta, un gusto leerte y disfrutar con ello.

Un cariño inmenso, Juan Francisco.

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Qué cariño derramas en esas calles que haces versos. Qué nostalgico recuerdo.

Un abrazo
Teresa

Poetiza dijo...

Francisco, paso a saludarte, dejo un beso, cuidate. Por aca ya es primavera.

Juan Francisco dijo...

Esos son los recuerdos. La realidad es que al menos por mí tierra los burros y las caballerías han desaparecido. Ya no se ve a la gente subidos a su lomo recorrer las calles para ir a sus quehaceres. El campo se ha ido dejando como si en vez de ser nuestra despensa fuera algo dañino, y entonces , como además se usan los tractores, los pobres animales que durante siglos fueron los trabajadores anónimos del campo, ya no tienen razón de ser. ¿Y sabes los más triste, Ámbar? ¡Que esto ya no tiene marcha atrás! El poema a tu pueblo es muy bello, amiga mía. Es -al menos para mí- muy digno y hermoso cantar a nuestro terruño. Yo me siento orgulloso de hacerlo. Un abrazo de todo corazón.

Juan Francisco dijo...

Si que tienen vida amiga maria, pero no son lo que fueron. Es triste que sitios donde ayer veías pasar a la gente atareada a sus labores, "a por leña" "a echar de comer a los animales" "a ordeñar las vacas" (o las cabras). Tantas y tantas cosas, que ya no existen. No es que quiera volver atrás no soy tan tonto, solo digo que da pena que haya terminado y al final... ¿hemos mejorado? Yo creo que no. Estamos en pleno siglo XXI y la gente -cada vez más- muere de hambre. Si Dios no lo remedia aquí en España, podemos llegar a vivir una hambruna como no la hemos conocido nunca. Soy pesimista Maria. Y lo siento. Me gustaría ser mas optimista, pero no puedo. Bueno Maria, lo dejo, esperemos que yo me equivoque, por el bién de España y de los españoles. Un abrazo grande.

Juan Francisco dijo...

Pues si que esverdad amiga Ángeles. Lo que reflejan mis escritos son los rincones de mí ser. Creo que todos dejamos que se nos escapen en forma de poemas, o de historias, reflexiones, y a veces incluso burlas. Las calles de los pueblos extremeños (son los que más conozco) son así. Recogidas, intimas, bulliciosas de niños antiguamente. Solitarias y calladas hoy. No hay niños en nuestros pueblos. Esto no puede ser bueno. Un abrazote amiga Ángeles.

Juan Francisco dijo...

Liliana, eso es lo que le decía a Ángeles en el comentario anterior: Tiempo de niños. Ya casi ni se ven por el pueblo. Solo queda la ilusión con que vivimos aquellos tiempos y el recuerdo y la nostalgia de poetas trasnochados que lloran esa época lejana de su infancia.
"A mí me da mucha pena
por mí tierra y por su gente.
Ellos que fueron valientes
para la lucha serena,
no pueden hacerle frente
al hambre que traicionera..."
Así lloraba la riada de paisanos que como yo, tuvieron que salir un día de nuestra tierra en busca del pan nuestr0 de cada día. Un abrazo grande amiga Liliana.

Juan Francisco dijo...

Es que lo siento de verdad, amiga Teresa. No hay fingimiento. Las he recordado siempre como si las hubiera estado viendo todos los días, cuando la verdad es que he llegado a estar mas de 10 años sin ir al pueblo. Un abrazo amiga mía.

Juan Francisco dijo...

Sandra, gracias por estar siempre y animarme siempre. Un abrazo muy grande para tí.

salvadorpliego dijo...

Hay muchas ciudades pequeñas en el México de ahora que aún conservan ese tipo de paisaje antiguo… Me encantan.
Bravo por estos versos. Te felicito.

Un fuerte abrazo.

Juan Francisco dijo...

Lo que pasa en España Salvador. El problema es -no se si ocurre igual en México- que los pueblos pequeños se van quedando vacios. No tienen vida y la gente no quiere trabajar en el campo -ni es muy rentable, dicen- y así se van muriendo poco a poco por el abandono. Pero los recuerdos de aquellos que nacimos allí siguen vivos. Esto es algo que comentamos los amigos en las ocasiones en que coincidimos en los foros de internet o en el pueblo. Solo haciendo inversiones en nuestra tierra los gobiernos podrían lograr que termine la sangría. Pero no lo hacen. Bueno Salvador lo dejamos con la esperanza de que algún día venga un gobernante que piense en el bienestar de su pais. Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Y mientras te leo en silencio tus palabras me apresan mientras tomo mi té me embelezo en tus fotos

Juan Francisco dijo...

Hola amiga Mucha. (Me ha parecido que es el nombre que pone en tu perfil). Gracias por tus palabras. Es una agradable forma de ver y sentir a la vez. Disfrutar del poema y las fotos mientras disfrutas de un buen cafe o al contrario... no es mal sistema, no. Un abrazo y feliz fin de semana.

Jorge Torres Daudet dijo...

Juan Francisco, unos bellos versos llenos de añoranza.
Un abrazo, amigo.

Nelita dijo...

Hola Juan Francisco, que precioso relato, a mi me encantan esos pueblos y mas cuando has estado ahi, sientes unas energias especiales de todos tus recuerdos, aqui en uruguay tenemos pueblos asi, son de la epoca cuando vinieron los portugueses, los jesuitas, alemanes y todo se conserva como Patrimonio Nacional, yo soy nacida de unos de esos pueblos q ahora es ciudad, pero esos lugares que ahora son históricos son atracción turística, feliz fin de semana

Juan Francisco dijo...

Hola Juanjo, las añoranzas son iguales en todas partes y las sentimos igualmente todos. Y doy gracias a Dios por poder sentir y a veces expresar lo que siento. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Hola Nelita hace cinco días recibí un libro desde Uruguay enviado por un amigo de Blog (Thony Caro) del blog Una foto una historia. Estoy leyendo la vida de los gauchos sus costumbres y las herramientas y usos que las daban. La Biblia gauchesca. Así conoceré un poco más de ese hermoso país a la vez que de sus gentes. Y me alegra ver que por allá hay muchas cosas reflejo de otras que tenemos por aquí y no es menos una de ellas el cariño de sus gentes. Un abrazo, amiga Nelita y que pases un bello fin de semana.

Carrachina dijo...

ay mi querido Juan Francisco cuanta verdad, pero en mi caso que me crié en un pueblo no habia calles sino caminos y habia unos prados bien cuestos para correr de arriba abajo y jugar con mis hermanas a investigar a los vecinos ,cuantos recuerdos maravillosos de un infancia super feliz.
quiero dejarte un obsequio que he creado en mi blog y es el emblema de la Asociación a la que pertenezco de poetas de valdes, el premio se llama poetas por siempre, si te gusta es tuyo.
ayer tuve recital poético, y lo pasé genial, esto es lo mio, recitar y compartir, y sentir que mi alma vuela mensajera en el tiempo atemporal

AMBAR dijo...

Hola Juan Francisco, en el pueblo donde nací, ya no hay animales de trabajo para el campo, hay trctores, no hay (gateras) ese agujero rodondo de una de tus fotos, que servía para dejar que los gatos entraran y salieran de la casa, todo eso ha desaparecido, són, solo recuerdos, de unos años de la niñez que no volverán.
Te he mandado el pps con el poema completo, espero no te moleste.
Un abrazo.
Ambar.

GRAÇA dijo...

OLá! o meu blog vai fazer 2 anos ,estou oferecendo um quadro pintado por mim a óleo
Tente a tua sorte
Bjs
Graça

Belkis dijo...

Te dejo un saludo Juan Francisco y te deseo una estupenda semana.
Abrazos

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Qué versos tan hermosos empedrados de nostalgia. Las fotos son estupendas se puede ver tu corazón en todos los rincones de ese pueblo y por supuesto, donde se ve en primer plano es en tus versos.

Un abrazo
Teresa

Juan Francisco dijo...

Hola Esther, desde luego que pasaré a por ese regalo. Me alegro que lo pasaras bien en ese recital. Sigue así, y sigue escribiendo, no lo dejes. Pienso que no hay nada más bonito que dejar constancia de lo que vivimos día a día para que aunque solo sean nuestros hijos, nos recuerden el día e mañana. Un abrazo grande, amiga mía.

Juan Francisco dijo...

Desde luego que no me molesta, al contrario, me ha gustado mucho... es muy bonito y sobre todo es un compendio de tus recuerdos y eso basta para darle un mayor valor: El sentimental. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Gracias por tu visita Graça. No creo que yo tenga la suerte de que me toque, pero al menos, si la de conocerte. Un abrazo y que llegues pronto a los 10000.

Juan Francisco dijo...

Gracias Belkis. Un fuerte abrazo también para tí y una hermosa semana con los tuyos es mí deseo.

Juan Francisco dijo...

Hola Teresa. Gracias por pasar, ahora me dedicaré a visitar a los amigos. Los tengo a todos abandonados, porque he faltado unos días por la enfermedad de un pariente de mí mujer que falleció el Viernes. Te mando un fuerte abrazo y mí cariño amiga mía.